Monday, August 14, 2006

articulo de lenin almonte , el cuento del escarabajo

La Guerra del Escarabajo¿Ha observado que a veces las grandes sorpresas vienen en paquetes pequeños? Tal es el caso del asombroso escarabajo bombardero. Este pequeño insecto está armado de un impresionante sistema de defensa. Cuando se siente amenazado por el ataque de un enemigo, el valiente escarabajo descarga gases irritantes y repugnantes a una temperatura de 100o C, los cuales dirige, desde dos conductos en su cola, directamente a la cara del desafortunado atacante. Hermann Schildknecht, químico alemán, estudió al escarabajo bombardero para investigar cómo ejecuta esta impresionante proeza química. Descubrió que el insecto fabrica su explosivo mezclando dos químicos muy peligrosos (hidroquinona y peróxido de hidrógeno). A estos dos químicos, el astuto escarabajo añade otro químico llamado "inhibidor". Éste impide que las sustancias químicas exploten, permitiendo así que el escarabajo almacene dichos gases indefinidamente. Cuando un predador -como el sapo, por ejemplo- se acerca al escarabajo, éste inyecta los químicos almacenados en los dos tubos de combustión, y, en el momento preciso, añade un químico anti-inhibidor. Este destruye al inhibidor y una violenta explosión ocurre justamente en la cara del atacante.¿Es posible que un mecanismo tan maravilloso y complejo haya evolucionado gradualmente durante millones de años? El evolucionista está forzado a responder con un tímido "sí", pero un breve estudio del tema revelará que tal idea es absurda.De acuerdo al "pensamiento" evolucionista, tuvo que haber miles de generaciones de escarabajos que, en experimentos evolutivos fatales, mezclaron estos peligrosos químicos en forma incorrecta y explotaron en pedazos. Con el tiempo, se nos dice, lograron crear la fórmula mágica, pero, ¿qué podemos decir respecto a la producción del inhibidor? No es necesario producir un inhibidor a menos que tengamos los dos químicos que tratamos de inhibir. Por otro lado, si tenemos los químicos sin el inhibidor, ya es demasiado tarde, porque nos habremos destruido a nosotros mismos. Obviamente, tal medida nunca surgiría sin una previsión y planificación inteligente.No obstante, supongamos que el pequeño escarabajo lograra producir simultáneamente los dos químicos junto con el valioso inhibidor. La solución resultante no le sería de ningún beneficio porque sería una mezcla inocua. Para que preste algún beneficio al escarabajo, se tendría que añadir el anti-inhibidor.Así, una vez más debemos suponer que por miles de generaciones, estos pobres escarabajos mezclaron y almacenaron las sustancias químicas sin razón ni ventaja alguna, hasta que, finalmente, el anti-inhibidor fue perfeccionado. ¡Recién entonces logró cierto éxito! Tras haber desarrollado el anti-inhibidor, ahora puede explotar en pedazos, frustrando de esta manera los esfuerzos del hambriento predador que desea comérselo. ¡Ah! pero aún necesita desarrollar los dos tubos de combustión, y una red de comunicación y funcionamiento precisos para controlar y ajustar la dirección y tiempo de la explosión. Y, una vez más, por miles de generaciones, estos alegres escarabajos celebraron las fiestas de la independencia explotando ellos mismos en pedazos, hasta que finalmente aprendieron a controlar sus nuevos poderes.Pero, ¿cuál sería la motivación de esa evolución gradual desastrosa de prueba y error? Supuestamente en la evolución todo debe tener un beneficio y propósito lógico; de lo contrario, nunca habría evolución. Pero el proceso mencionado no tiene sentido, y afirmar que todo el sistema de defensa se desarrolló de una sola vez, es simplemente imposible. Sin embargo, la naturaleza abunda en ejemplos de perfecta coordinación. De esta manera, sólo podemos concluir que el pequeño escarabajo bombardero es firme testimonio de la creación especial, porque no hay otra explicación racional para tal maravilla.El escarabajo de agua también está equipado con un mecanismo de defensa impresionante, aunque diferente. Él logra escapar de sus enemigos secretando una sustancia detergente por medio de una glándula. El acto de expeler el detergente cumple dos funciones. Primero, propulsa rápidamente al escarabajo, de tal manera que lo pone fuera de peligro inmediato. Segundo, el detergente hace que se debilite la tensión superficial del agua, y el insecto enemigo se hunde. Las palabras del salmista dan testimonio de esta verdad cuando dice: "¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios" (Salmos 104:24).

1 comment:

street said...

HOLA AMIGO ERNESTO GRACIAS POR TU COLABORACION CON MIS TEMAS Y ACA VA EL MIO, MUY BUEN CUENTO, ESPERO QUE SIGAS ASI CREANDO E INNOVANDO COMO TU DICES, CON NUEVOS E INTERESANTES TEMAS RELACIONADOS CON EL AJEDREZ.

ATENTAMENTE: STREET